Múltiples

Bernard Plossu, Jose Pedro Croft, Irma Álvarez-Laviada, Regina Giménez, Rodríguez-Méndez y Diego Santomé.

15 MAR – 29 ABR 2022

La obra de arte múltiple parte de un concepto o una idea que se reproduce un número determinado de veces. Se establece un juego entre lo único y la copia de la pieza original, entre la obra de arte y el amplio alcance de las ediciones limitadas.

Desde Múltiples, una muestra colectiva con un total de 13 ediciones limitadas de Bernard Plossu, José Pedro Croft, Irma Álvarez-Laviada, Regina Giménez, Rodríguez-Méndez y Diego Santomé, queremos hacer hincapié en la importancia de poner en valor las ediciones múltiples como discurso plástico en pro de un coleccionismo más accesible y en la apertura a abrir diálogos en torno a la obra de diferentes creadores/as que no sean necesariamente coetáneos ni compartan discursos.

Así pues, podéis encontrar dos fotos de Bernad Plossu, Premio Nacional de Fotografía en Francia en 1988, el mismo año que el Centro Georges Pompidou le dedicó una exposición retrospectiva; tres grabados sobre papel de gran formato del portugués José Pedro Croft, uno de los artistas responsables de la reactivación del arte portugués de la década de los 80; dos xilografías de Diego Santomé; tres prints de Rodríguez-Méndez; dos serigrafías de Regina Giménez y una escultura en DM y aglomerado de Irma Álvarez-Laviada.

Aprovechando la ocasión de esta muestra colectiva, Vilaseco dedica su tercera sala expositiva a mostrar piezas de su fondo, de los/as artistas Antonio Murado, Álvaro Negro, Iris Schomaker y Christian García Bello.

BIOGRAFÍA DE LOS ARTISTAS

Irma Álvarez-Laviada
Irma Álvarez-Laviada trabaja en el campo de la pintura expandida a partir de diferentes propuestas donde los lenguajes y su relación con las disciplinas se independizan de los soportes tradicionales para buscar una relación de inversión con los materiales.

Ha recibido reconocimientos como el Premio BMW, la beca de Artes Plásticas de la Fundación Botín y la beca de residencia para la Cité des Arts de París. Asimismo, su trabajo se ha mostrado tanto en ferias internacionales como Maco, Liste, Photo Miami, CIRCA, ARCO, Estampa, etc como en instituciones entre las que destacan Fundación Cerezales Antonino y Cinia (León), Fundación RAC (Pontevedra) y forma parte de importantes colecciones como el Parlamento Europeo, AECID, Colección Pilar Citoler, Colección Mariano Yera, Ministerio de Cultura de España, Fundación Antonio Gala, Galila Barzilai Collection (Bruselas) y la Berezdivin Collection (Puerto Rico).

José Pedro Croft
José Pedro Croft (Oporto, 1957) vive y trabaja en Lisboa. Fue uno de los artistas responsables de la reactivación del arte portugués de la década de los 80 y es considerado por la crítica como uno de los renovadores de la escultura en su país y una de las figuras más representativas del panorama artístico internacional. Durante más de veinte años, Croft ha desarrollado un proceso constructivo en su obra al margen de cualquier itinerario fijado por escuelas o grupos artísticos. Su obra se basa en la experimentación con materiales, colores y estructuras, y su relación con el espacio.

El artista ha expuesto en galerías y museos en diversas ciudades de Europa y el mundo como el Museo de Arte Moderna en Río de Janeiro, la Fundación Joan Miró en Barcelona o el Centro Cibeles de Cultura y Ciudadanía en Madrid. Su obra forma parte de colecciones internacionales como el Centre Pompidou de París, la Fundação Calouste Gulbenkian de Lisboa o el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

Regina Giménez
Regina Giménez desde la década de los noventa, se ha consolidado como una de las artistas catalanas más activas en la escena artística tanto a nivel local como internacional.

El trabajo de la artista Regina Giménez puede ser entendido como un juego de mapas, cosmologías y dibujos científicos obsoletos que se van componiendo hasta convertirse en formas abstractas. Estas geometrías provienen de un proceso orgánico a través de la superposición y repetición de motivos que generan este universo específico y tan característico de la artista.

Sus obras forman parte de importantes colecciones como el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), la Fundación “la Caixa”, la Fundación Banc Sabadell, la Fundación Vila Casas, Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León o
el fondo de la Fondation Comprime de París; así como de colecciones privadas como las de Lawrence B. Benenson en Nueva York, Adriana Cisneros en Nueva York y Miami, Grupo Jameston en Nueva York y Atlanta o Isabel Marant de París.

Bernard Plossu
Bernard Plossu nace en 1945 en Dalat, Vietnam. Su obra es una amplia respuesta a su vocación viajera desde su infancia. Con seis años regresa junto a su familia a París y en 1958 realiza un viaje iniciático al Sahara con una cámara Brownie Flash que le regala su padre. Durante su primera juventud asiste con asiduidad a la Filmoteca de París. Lo que allí ve le influye intensamente, declarando que su fotografía «es hija de ese cine de la Nouvelle Vague que se hacía durante los años 50 y 60 del siglo pasado.

En 1965 viaja a México y, desde entonces, ha fotografiado un gran número de países, con especial dedicación al Norte de África, los desiertos africanos y americanos y la Europa mediterránea. A partir de 1975, fecha de su primer viaje a Níger, comienza a trabajar en blanco y negro, buscando permanentemente la escala tonal exacta.

Su trabajo le ha hecho merecedor, en 1988, del Premio Nacional de la Fotografía de Francia. En ese mismo año el Museé National d’Art Moderne Centre George Pompidou le organizó una gran exposición retrospectiva de toda su obra. En 1993 fue la Fundación Gulbenkian quien presentó su fotografía en Lisboa. En 1996 realizó la exposición Los años almerienses con cámaras juguete en la sala Canal de Isabel II de la Comunidad de Madrid, y en 1997 el IVAM organiza su gran exposición retrospectiva en España. Plossu participó en PHotoEspaña 2001 con la proyección La Europa del sur contemporánea y en 2013 fue reconocido con el Premio PHotoEspaña.

Rodríguez-Méndez
Rodríguez-Méndez trabaja en proyectos en los que implica diferenciados lenguajes al margen de la influencia del espacio expositivo y que analizan los principios materiales de la propia escultura y de la experiencia esencial y física del hombre. Una aproximación al nexo entre acción y escultura y al equilibrio de materias e influencia energética entre ambas.

Rodríguez-Méndez interviene sobre la incorporeidad del material y la condición abierta y latente de sus obras, en un juego de pérdidas y restituciones que atestiguan la presencia definitiva y esencial de vida y modificación con materiales, colores y estructuras, y su relación con el espacio.

El artista ha expuesto en galerías y museos en diversas ciudades de Europa y el mundo como el Museo de Arte Moderna en Rio de Janeiro, la Fundación Joan Miró en Barcelona o el Centro Cibeles de Cultura y Ciudadanía en Madrid.

Su obra forma parte de colecciones internacionales como el Centre Pompidou de París, la Fundação Calouste Gulbenkian de Lisboa o el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

Diego Santomé
Lo íntimo, lo cotidiano, lo absolutamente común y en apariencia intrascendente puede cobrar un distinto interés, el de sugerente plástico, si es manipulado y en cierto modo, transformado, por un temperamento creador, artístico.

Esta es la actitud de Diego Santomé, nacido en Vigo en 1966. Participó en la exposición “Indisciplinados”, del Museo de Arte Contemporánea de Vigo, en la segunda Bienal de Videoarte, en Israel, y posteriormente realizó muestras individuales en Artium, de Vitoria, y en la Galería Pilar Parra de Madrid. Su posterior aparición fue en la muestra “Sin generación”, del Auditorio de Galicia, en Compostela, y última obra para la vigésimo novena edición de la Bienal de Pontevedra.

Con aportaciones y sugerencias de diversas personas, cuyas vidas y peculiaridades estudia, Santomé busca su expresión, implicada socialmente, recuperando tradiciones artesanales, para reducir y hasta suprimir la distancia ideal entre el artista y el público en general.