Salvador y Juan Cidrás

La construcción de un medio es la construcción de un lenguaje propio, a partir del uso de diferentes materiales o técnicas. En su libro ¿Cómo nacen los objetos? Bruno Munari afirma que proyectar es fácil cuando se sabe cómo hacerlo. Todo resulta fácil cuando sabemos cómo proceder para llegar a la solución de algún problema. En un determinado momento mi hermano y yo sentimos esa necesidad de «saber cómo hacer» con dos medios: la cerámica y el textil.

Así, el primer contacto surgió desde el aprendizaje de la técnica cerámica y textil pero pronto la exploración de los materiales derivó en procesos que buscaban hacer las cosas desde los márgenes, casi un proceso de deconstrucción del medio, y una vuelta al uso experimental de los materiales, donde el lenguaje escultórico y pictórico nos brindaban dualidades expresivas: anverso/reverso, interior/exterior, color/textura, lo que se muestra/lo que se esconde…

Catherine de Zegher (2010) define el dibujo como una práctica cinestésica de tracción -atracción, extracción- «nace de un gesto externo que vincula los impulsos internos y los pensamientos con el otro a través del contacto de una superficie con líneas y gráficas repetidas». En nuestro trabajo, algo similar ocurre, las piezas no ocultan el gesto y el proceso creativo surge de la implicación física con el material. Las piezas se manifiestan capaces de establecer relaciones entre ellas y mutar, ya sea a través de la forma, el color o su instalación en el espacio.

La palabra «aberrante» se hizo un hueco en nuestra practica artística, nos interesa el término «aberrante» como aquello que se aparta de lo que se considera normal, natural o correcto, en oposición a lo que se aferra –la convención– o es formal. Lo entendemos como una práctica que se mueve desde la convención y la costumbre hacia sus límites, una suerte de extrañamiento de las formas que difuminan lo cotidiano en favor de lo «ambiguo», lo «extraño» o lo «misterioso».

El hilo de lana como el medio que nos permite explorar la línea, la mancha y el color, usando el tejido sin necesidad de imprimar ni superponer materia sobre él. Las piezas textiles evidencian la unión, el ensamblado, y hacen que las fibras adquieran formas geométricas; volumetrías que generan marañas y sombras en la pared.

Las piezas de cerámica exploran su naturaleza precaria y la manufactura manual se vuelve inesperada tras la cocción, al no controlar qué textura qué color o qué zona de la pieza sobrevive o se transforma. Es precisamente esa cualidad de transformación la que enriquece de matices el acto creativo. Las piezas se construyen en la necesidad de improvisar soluciones; más arcilla, un refuerzo interior, la transición del color…, a la espera de los siguientes pasos que descubren lo que se esconde, lo inaccesible e incierto.

Descargar CV

Obra disponible

Exposición: Esgazados

Salvador Cidrás y Juan Cidrás  exploran los límites de los medios cerámico y textil desde una perspectiva escultórica, centrándose en las formas y texturas del paisaje y la arquitectura de su entorno más próximo.

Ver exposición